Cope Campo de Gibralar
Directorio de Emprasas - Campo de Gibraltar

La Linea - 14 septiembre 2011 - 9:44h

La Residencía del Tiempo Libre cada día con más problemas

Las promesas también se están incumpliendo por parte de la Junta con los trabajadores de la Residencia Tiempo Libre que llevan una década esperando unas obras que nunca llegan. Mientras tanto los problemas aumenta y los clientes lamentan el abandono que sufre el Burgo. Ayer, una nueva concentración de los trabajadores
Los trabajadores de la Residencia Tiempo Libre se concentraron ayer por la mañana en las puertas del complejo para reivindicar que la Junta elimine los recortes que están sufriendo en sus instalaciones y en el salario de los trabajadores. Los clientes ya no tienen aire acondicionado, los trabajadores no podemos disfrutar del menú de pensión completa como en los últimos 20 años y el delegado de Empleo, Juan Bouza, ni siquiera conoce las instalaciones. Son algunas de las quejas de los 120 trabajadores de la Residencia Tiempo Libre de La Línea de la Concepción, dependiente de la Junta de Andalucía. Un inmueble con más de 20 años de historia, lugar de descanso de cientos de turistas y que lleva una década esperando unas obras que no llegan.
El ‘Burgo Turístico’ como se le conoce popularmente entre la ciudadanía, ha sido, a lo largo de la historia, un lugar de referencia no sólo para sus visitantes sino para colectivos del municipio. Un ejemplo de su funcionalidad es que en ocasiones la Real Balompédica Linense, equipo de fútbol del municipio, ha utilizado sus dependencias para entrenar. También se llevan a cabo visitas guiadas y otra serie de iniciativas que, en los últimos tiempos están disminuyendo, notablemente, dada la precariedad de las dependencias.
Las obras de envergadura, pese a las promesas de la administración autonómica, no han llegado en los últimos años. Los empleados vienen demandando soluciones ante lo que temen sea el principio del fin de su empleo y del servicio que prestan. Pesa el fantasma de Cádiz, donde la residencia se cerró hace ya varios años para unas obras y no se ha vuelto a poner en marcha, se hace cada vez más patente en el municipio frontera con Gibraltar. No hay televisión, las normas sanitarias son pocas.
En fin otro problema laboral más para la comarca que obviamente preocupa y muchos a todos los linenses y ciudadanos de la zona.

Autor: A.F.

Noticias (posiblemente) relacionadas